La Feria de Sevilla o de Abril, guia turistica

La Feria de Sevilla o Feria de Abril es una de las fiestas más famosas e internacionales que la comunidad Andaluza. La feria es un conjunto de casetas y atracciones instaladas en el recinto ferial del barrio de Los Remedios. Se celebra una o dos semanas después de la Semana Santa y coincide con los toros en la Plaza de la Maestranza, siendo los principales eventos de las Fiestas de Primavera de la ciudad de Sevilla. Es la más visitada nacional a internacionalmente y la de mayor aporte económico para la ciudad.

El Rey Alfonso X “El Sabio” a mediados del Siglo XIII dio permiso para la celebración de dos ferias anuales: la de primavera, en abril y la de otoño, en San Miguel. Aunque eso está muy lejos en el recuerdo, más cercano es cuando dos sevillanos, un vasco y un catalán deciden a mediados del siglo XIX recuperar la idea de la fiesta. Tras ser estudiada por la comisión asignada en ese año se decide aprobar la celebración de una feria anual durante el 18, 19 y 20 de abril. Se abrió el 17 de abril, en vísperas de la celebración, la exposición ganadera en la Plaz de Toros de la Real Maestranza. Desde sus inicios, la feria estuvo ligada fuertemente al mundo y acontecimientos taurinos, celebrándose el año de su inicio una corrida. El resultado de la feria fue un éxito, la ciudad recibió un buen número de visitantes, y las críticas de los medios de comunicación fueron muy positivas. Desde entonces y hasta hoy la Feria de Abril ha tenido momentos buenos y de críticas, pero lo que nadie puede negar a que una de las citas a tener en cuenta en el panorama nacional e internacional, llenando las calles de color, fiesta, alegría y glamour.

Hoy por hoy durante una semana Sevilla vive solo por y para la Feria de Sevilla, para la fiesta. Música, baile, gastronomía y ambiente distendido y jovial baña la ciudad creando un ambiente realmente especial y único. Se instalan más de mil casetas en el recinto ferial, convirtiéndose en un segundo hogar para muchos sevillano, y no sevillanos, durante la semana de la feria.

La fiesta comienza de forma oficial con la “Prueba del Alumbrao” el lunes a las doce de la noche. Este es el momento en el que se encienden las miles de bombillas de colores que decoran todo el recinto ferial y su puerta de entrada. En este momento las casetas ya se encuentran instaladas en el interior. Las casetas son patrocinadas por varios grupos de familias apoderadas de Sevilla, clubs, sindicatos y partidos políticos, cada una tiene su propia esencia y tradición. Las casetas son un lugar concebido como un espacio familiar en el que invitar a amigos, parientes o invitados con los típicos productos de la tierra, tomar vino, cantar, las guitarras, las palmas y bailar sevillanas, donde no falta el vino de Jerez o la Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, el jamón o las gambas. Este gran ambiente no solo se encuentra en el recinto ferial, sino que se traslada al resto de calles de la ciudad donde se pueden ver bailes en mitad de la calle, una actitud abierta, amistosa y jovial. Las casetas son privadas y solo se puede entrar en ellas por invitación de alguno de sus socios, aunque hay casetas de acceso libre (marcadas y bien señalizadas). La dinámica de la feria es buscar la caseta que mejor se adapta a tu estilo para poder divertirte a su alrededor o en el interior. Hay casetas famosas como la Er77 o Los Duendes de Sevilla, donde año tras año consiguen sorprender por su frescura, tradición y buen ambiente.

Otro punto a tener en cuenta de la celebración de la feria es la vestimenta. Tanto hombres como mujeres se visten de los trajes típicos andaluces. El hombre utiliza la imagen campera tradicional y las mujeres con vestidos flamencos o de gitana.

Por el día se realiza el paseo de caballos, donde vas a poder ver jinetes y carruajes adornados de forma ostentosa, y en el que puedes participar alquilando una calesa con conductor. Un elemento típico e imprescindible de esta feria son los toros, todas las tardes en la Plaza de la Maestranza  “La Catedral” se realiza una corrida. Cada tarde la Feria de Sevilla cita a los mejores matadores españoles, estando consideradas como las mejores corridas de la temporada, son a las cinco y media de la tarde en la citada Maestranza, una de las plazas más bonitas del país. Las entradas y los abonos debes cogerlos con antelación pues siempre está la plaza llena aunque las entradas no son especialmente asequibles.

En la actualizad el recinto de la Feria de Sevilla cuenta con más de un millón de metros cuadrados, que se dividen en tres zonas diferenciadas. La Calle del Infierno, es un lugar muy animado donde poder disfrutar de actividades tanto niños como adultos; El Real de la Feria, que se divide en quince calles, cada una de ellas bautizada con el nombre de una figura importante del toreo y los aparcamientos.

Tras una semana llena de diversión, flamenco, guitarras, palmas, canto, vino y mucha, mucha fiesta el domingo a las doce de la noche a orillas del río Guadalquivir se realiza un impresionante espectáculo de fuegos artificiales que despide hasta el año siguiente la Feria de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *